miércoles, 29 de agosto de 2012

NOS HACEMOS ECO DE UN AMIGO CICLISTA DE VALENCIA DE LAS AGRESIONES DE UN MAJARA, AL QUE TODAVÍA LE PERMITEN CIRCULAR

El pasado lunes, este vecino de Valencia aficionado al ciclismo sufrió un ataque por parte del conductor de un coche , que le intentó hacer caer y sacarlo de la carretera sin motivo aparente. Además, según explicaba Pablo a este diario, no se trata de un caso aislado, y todo apunta a un mismo agresor.

«vais a morir todos los ciclistas». Estas son las palabras que Pablo P., de 53 años, escuchó perplejo de boca del conductor de un coche cuando bajaba pedaleando del Garbí, en la carretera que conecta Serra y Náquera.

Fue tal la situación vivida, el miedo que pasó que desde entonces ya no vuelve a transitar por la misma ruta en solitario, con temor a toparse con este individuo que jugó sin pensárselo con la vida del deportista.

Este ciclista nunca había visto algo semejante en los cerca de ocho años que lleva haciendo salidas sobre dos ruedas. Según relataba, el lunes se encontraba bajando el Garbí hacia Serra, en la carretera que conecta con Náquera. Rodaba solo. Eran sobre las 12.15 horas del mediodía.
«Vi un coche que venía detrás mío y me aparté a la orilla para que me pudiera adelantar más facilmente como siempre hago. Pero en lugar de adelantarme, contando con espacio de sobra, lo que hizo fue quedarse detrás, lo sentía muy pegado. Yo no entendía qué hacía». Entonces cuando cruzó el pueblo de Serra el conductor le adelantó haciendo acelerones para asustarle y se le cruzó delante, y empezó a frenarle, con la intención de que Pablo se chocara o se saliera de la vía.

Le amenazó diciéndole que todos los ciclista iban a morir y él le increpó ante tal maniobra.«Ahí bajábamos a unos 40 ó 50 kilómetros por hora y yo no podía frenar de golpe. Cuando reduje la velocidad seguía ahí en vez de irse, hizo varios frenazos delante mío,hasta que me paré un poco más y le dije que iba a dar parte a la policía. Entonce se marchó», explicaba Pablo. «iba a por mí» añadía el ciclista quien indicaba que «no pasó nada de milagro».
El coche es un Renault Megane de color gris. Según explicaba Pablo, hace un par de meses un compañero suyo de ruta sufrió una situación similar.

En aquella ocasión su amigo bajaba también del Garbí y dentro del casco urbano de Serra el conductor de un coche le rebasó y le empezó a amenazar y gritar. Pero el ciclista para evitar cualquier problema lo despistó metiéndose en una calle del pueblo. Al parecer, por lo que le contó su amigo y los datos que él tiene sobre la identidad del conductor, podría tratarse del mismo agresor.

Pablo acudió tras este ataque a la comisaría de Policía de Náquera, donde le explicaron que no era competencia de ellos, sino que debía presentar la denuncia en el cuartel de la Guardia Civil de Bétera. Además, según Pablo, los agentes municipales le comentaron que tenían constancia de que otros ciclistas había realizado denuncias similares en Bétera y que los datos del coche y del agresor parecen coincidir, por lo que podría tratarse del mismo individuo. Finalmente elevó una denuncia con los datos del coche, incluida la matrícula.

No es el primer caso de agresiones a ciclistas que se producen en la Comunitat Valenciana. El año pasado varios deportistas denunciaron agresiones de un mismo coche con piedras y golpes en la carretera del Saler, Torrent , Cullera o en la Nacional 340 de Castelló. Un aficionado llegó a sufrir una fractura en la pierna.

29/08/2012