29 de junio de 2012

MAÑANA SÁBADO COMIENZA EL TOUR

«El Tour de Francia es más grande que sus protagonistas y siempre está por encima de ellos». Los organizadores de la prueba han hecho suya la frase, acuñada hace muchos años por los creadores de la ronda gala. Es más, cuando hablamos de la mejor carrera del mundo a nivel deportivo y organizativo -algo que nadie pone en duda-, también lo hacemos de un negocio importante en el que la globalización, esa palabra tan manida y desgastada, cuenta. Y mucho. Por eso, que los grandes favoritos para ganar en París en esta edición de la carrera, que comienza este sábado en Lieja y finalizará el 22 de julio en París, sean un australiano, Cadel Evans, y un inglés, Bradley Wiggins, permite a ASO otear nuevos mercados vitales para su supervivencia.
De hecho, la ausencias de Alberto Contador y Andy Schleck, con ser importantes a nivel deportivo, quedan sepultadas por otro tipo de intereses. Y todavía hay más porque otro de los nombres que pueden estar en la pelea es Denis Menchov, un ruso que ha ganado en dos ocasiones la Vuelta a España y en una el Giro de Italia, además de acabar tercero en el Tour en 2008. Sólo les falta un chino para terminar de redondear un círculo deportivo-económico de lo más llamativo.
Fuera de esos nombres hay que hablar de Samuel Sánchez y Alejandro Valverde. Dependiendo de cómo discurra la prueba y a pesar de los 101,5 kilómetros contrarreloj, los dos están capacitados para acceder al podio. También podríamos citar a Robert Gesink, Jürgen Van den Broeck, Andreas Klöden o Vincenzo Nibali.
El abanico de aspirantes a brillar en Francia -ganar es otra cuestión- se puede abrir todo lo que se quiera en un Tour con un recorrido extraño que va a condicionar mucho el resultado final. Con 101,5 kilómetros contrareloj y solo tres llegadas en alto, quienes marchen bien contra el crono tienen una ventaja muy importante.
En las once primeras etapas hay un prólogo en Lieja de 6,4 kilómetros, una contrarreloj de 41,5 kilómetros en la novena jornada y dos llegadas en alto, La Planche des Belles Filles, en la sexta, con un final explosivo de seis kilómetros al 8,5%, y La Toussuire, en los Alpes, en la undécima.
De esos primeros once días, que tiene momentos peligrosos en la carretera por los recorridos, saldrá un general muy perfilada a la espera de los Pirineos, con la llegada a Bagnères-de-Luchon, tras pasar los puertos de Aubisque, Tourmalet, Aspin y Peyresourde. Habrá un tercer final en alto, en Peyragudes, y quedará una contrarreloj muy selectiva, el penúltimo día, sobre 53,5 kilómetros, que decidirá el ganador.
Cadel Evans y Bradley Wiggins tienen terreno para medir con maestría los tiempos en los que se moverá el Tour. Un australiano y un inglés deben centrar el interés del Tour 2012.

29/06/2012

 
Design by Wordpress Theme | Bloggerized by Free Blogger Templates | Grocery Coupons